[Español] Cinco recomendaciones claves para mejorar los datos sobre migrantes desaparecidos

Desde el año 2014, se han registrado más de 27.000 muertes y desapariciones relacionadas con la migración en todo el mundo.1Los datos disponibles no reflejan el verdadero número de muertes, y la calidad y cobertura de los datos varía considerablemente de región a región. La recopilación de más datos de mejor calidad sobre muertes y desapariciones de migrantes  es de suma importancia en un momento en el que los países están debatiendo cómo hacer la migración más segura. De acuerdo a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, todos los países han acordado promover la migración ordenada, segura y regular. Este lenguaje también se usa en La Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, que fue firmada en 2016 y que será seguida por la firma del Pacto Mundial sobre la Migración. El borrador más reciente  del Pacto incluye un objetivo dedicado a salvar vidas y un compromiso para “recopilar, centralizar y sistematizar datos” sobre migrantes que han muerto o desaparecido. La mejora de los datos sobre las muertes que ocurren durante la migración es esencial para proveer una base sólida de evidencia para estas discusiones sobre políticas.  

Estas cinco recomendaciones se enfocan en cómo mejorar los datos sobre migrantes desaparecidos, y se basan en el tercer informe sobre  "Fatal Journeys" de la OIM.  

1. Mejorar la manera de compartir datos

La cobertura de datos sobre las muertes y desapariciones de migrantes es sumamente fragmentada debido a que la información es recopilada por diferentes actores repartidos por el mundo. Los datos son recopilados por fuentes oficiales como la policía, guardias fronterizos, médicos forenses y examinadores médicos; actores con contacto directo con migrantes como las agencias humanitarias e iniciativas en materia de encuestas; y otras fuentes no oficiales como informes de prensa y las redes sociales.  Un mayor esfuerzo para compartir y comunicar datos entre los diferentes actores que trabajan en este tema puede ayudar a localizar e identificar a migrantes desaparecidos, y también a verificar y corroborar los datos. 

Un ejemplo a destacar en la manera en la que comparte y comunica datos es el Missing Migrants Project (Proyecto de Migrantes Desaparecidos) de la OIM, que desde el año 2014 recopila datos de diferentes fuentes y los registra en su base de datos sobre  muertes que ocurren durante la migración.  Actualmente, esta base de datos es la única que existe sobre las muertes de migrantes a nivel mundial y que está disponible para al público. Los miembros del proyecto se comunican regularmente con los diferentes proveedores de datos para compartir y comparar datos sobre las muertes de migrantes a nivel mundial. Por ejemplo, el proyecto recibe informes mensuales de la Oficina del Médico Forense del Condado de Pima, que procesa la mayoría de los cuerpos de los migrantes encontrados muertos en Arizona, Estados Unidos. También se coordinan con el ACNUR semanalmente para comparar los datos sobre los naufragios y cadáveres recuperados en el Mediterráneo. Además de mantener comunicaciones regulares con muchos proveedores de datos, el proyecto alberga un conjunto de datos anonimizados en su sitio web que incluyen todas las muertes registradas desde que el Proyecto comenzó a recopilar datos en 2014.

2. Hacer un mejor uso de los datos administrativos

Pocos países recopilan y publican datos administrativos desglosados por estatus migratorio. Las fuentes de datos administrativos suelen proveer los datos más completos sobre las muertes de migrantes, cuando éstos están disponibles. Muchos migrantes mueren en situaciones de irregularidad, mientras viajan en rutas seleccionadas específicamente para evitar detección. Esto significa que sus cadáveres no son encontrados inmediatamente, si es que se encuentran. En los casos en que sí se encuentran los cuerpos, se hace un registro administrativo, pero a menudo es muy difícil identificar a la persona fallecida.     

Los datos de fuentes oficiales no son perfectos: los datos administrativos sobre las muertes de migrantes casi nunca se hacen público, o muchos se publicados como cifras resumidas, y la mayoría de las autoridades nacionales o regionales no distinguen entre las muertes de migrantes y aquellas que no son de migrantes. Esto esta reflejado en las investigaciones hechas por el proyecto Human Costs of Border Control de la Universidad de Vrije, quie demostró a través de la consulta de registros administrativos que muchas de las muertes de migrantes no estaban registradas previamente en otras bases de datos. 

3. Promover la recopilación de datos basada en encuestas 

En regiones donde los datos administrativos son escasos, los testimonios de testigos presentes son a menudo la única evidencia de las muertes y desapariciones de migrantes. En África del Norte y el Cuerno de África, las encuestas de migrantes proveen una de las únicas fuentes regulares de datos sobre muertes de migrantes. Las encuestas, realizados por el North Africa Mixed Migration Hub (MHub) en el Norte de África e Italia, y por el Mixed Migration Monitoring Mechanism (4mi) en África y Afganistán, han registrado a través de información de primera mano más de 2.500 muertes de migrantes.  Los eventos reportados en estas encuestas son a menudo los únicas récords de estas muertes. 

Los datos basados en encuestas son interpretados mejor como información no representativa que puede indicar tendencias. Estos datos dependen de una muestra no representativa, y a menudo no son verificables, y también son susceptibles a ser contados doy veces, aunque el número de encuestas realizados es bajo comparado con el número total de migrantes en tránsito.   MHub y 4mi realizaron encuestas con alrededor de 4.000 migrantes entre 2014 y 2017, mientras que el Displacement Tracking Matrix de la OIM registró casi 170.000 migrantes en tránsito en Níger solo en el año 2017. Por lo tanto, es muy probable que los datos que existen de encuestas subestiman el número verdadero de las muertes de migrantes en regiones donde otras fuentes de información son escasas. 

Las preguntas que existen en las encuestas sobre las muertes de migrantes deberían ser mejoradas para minimizar el doble recuento, y se deberían hacer más esfuerzos para obtener una muestra representativa de la población de migrantes, en los casos en que esto sea posible. Las encuestas con preguntas sobre muertes de migrantes deberían ser extendidas a otras regiones donde los datos son escasos, especialmente a América del Sur, así como al Sur y el Este de Asia, donde la cobertura de datos es extremadamente baja. 

4. Explorar nuevas tecnologías

La aplicación de nuevas tecnologías y metodologías a la recopilación de datos sobre muertes de migrantes tiene el potencial de abordar los muchos desafíos inherentes en la recopilación de cualquier dato sobre la migración irregular. En 2017, el UN Global Pulse utilizó  ‘big data’ del Sistema Automático de Identificación y de Advertencias Emitidas para identificar patrones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo. 2Este método tiene  potencial para identificar buenas prácticas sobre el rescate de  migrantes en alta mar, si se realizase un análisis más sistemático de las operaciones de búsqueda y rescate. Otras fuentes de ‘big data’ deberían ser investigadas para poder mejorar nuestro entendimiento sobre los migrantes desparecidos.  

Fuera del contexto de la migración, nuevas tecnologías han sido aplicados experimentalmente o en programas pilotos para mejorar la recuperación de cadáveres.  Por ejemplo, imágenes captadas por aviones teledirigidos o drones han sido usadas para ubicar en un mapa lugares remotos en tierra para examinaciones post-mortem.  (Urbanova et al., 2017), mientras que vehículos operados por control remoto pueden ser utilizados para recuperar cadáveres de naufragios, especialmente aquellos donde hay un gran número de muertes. (Ellingham & Tidball-Binz, 2017). Estas dos tecnologías pueden ayudar a abordar los desafíos en la recopilación de datos en lugares muy difíciles de acceder.

La proliferación de los medios de comunicación en Internet también puede ser utilizada para mejorar los datos sobre las muertes de migrantes. El aprendizaje de máquina (“machine learning”) puede ser utilizado para encontrar noticias en la web y publicaciones en las redes sociales, un método que actualmente se está aplicando de manera experimental por el Missing Migrants Project de la OIM. Se pueden monitorear los grupos públicos en las redes sociales que son visitados por migrantes o personas pensando en migrar para encontrar noticias sobre las muertes y desapariciones de migrantes. Los informes de Monitoreo de las Redes Sociales de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo a menudo incluyen dicha información, aunque en general se centran en recopilar tendencias y desarrollos migratorios. Un esfuerzo semejante enfocándose en datos sobre las muertes y desapariciones de los migrantes podría proveer información que de otra manera no estaría disponible en otros medios de comunicaciones más tradicionales. 

5. Trabajar con las familias y con la sociedad civil

Cualquier esfuerzo para recopilar datos sobre las muertes y desapariciones de migrantes debería dar prioridad a las necesidades de las familias e involucrar la sociedad civil y las asociaciones de familias de migrantes desaparecidos durante todo el proceso de búsqueda e identificación. Muchos grupos de la sociedad civil recopilan datos sobre migrantes y a menudo se involucran en recopilar información sobre personas desaparecidas a través de los familiares de los migrantes. En la manera de lo posible, se debería apoyar a estos grupos para que recopilen datos sólidos sobre las muertes y las desapariciones de los migrantes, porque esta información podría ser usada para la prevención de más muertes en el futuro. 

Asimismo, involucrar a las familias de los migrantes desaparecidos es fundamental durante todo el proceso de búsqueda e identificación. Los familiares pueden proveer datos ante mortem que son necesarios para identificar los cadáveres de los migrantes, y también pueden familiarizar a los investigadores con las creencias culturales, religiosas, o personales que son relevantes sobre los muertos y desaparecidos. Incluso cuando las familias no pueden proveer datos, su inclusión en el proceso de búsqueda e identificación es esencial para hacer valer su derecho a saber lo que pasó con sus seres queridos y confrontar la pérdida ambigua a la que se enfrentan cuando no saben el destino de sus familiares. 

Conclusión

La implementación de las recomendaciones propuestas en este informe podría contribuir a una mejora de los datos sobre muertes de migrantes, y potencialmente a un mejor entendimiento de la migración insegura. Cada una de estas recomendaciones debería ser aplicada al nivel local, nacional y/o regional de acuerdo con los desafíos específicos de cada región de cara a la recopilación de datos.

Hasta que no mejore la calidad y la cobertura de los datos sobre muertes y desapariciones de migrantes, el entendimiento público, académico y político sobre las muertes y desapariciones de migrantes será limitado. La recopilación de datos fiables a lo largo de tiempo se necesita urgentemente para que los encargados de formular políticas puedan elaborar políticas basadas en datos con el objetivo de salvar vidas y mejorar la identificación de los migrantes que mueran o desaparezcan. 
 

 

 

 

  • 1. Como el Proyecto de Migrantes Desaparecidos alberga la única base de datos vigentes sobre muertes de migrantes al nivel mundial, las conclusiones de este blog en gran medida son basados en datos de esta fuente.
  • 2. Hoffmann, K. et. al (2017) Using big data to study rescue patterns in the Mediterranean. Fatal Journeys volume 3: Improving Data on Missing Migrants. Available from http://publications.iom.int/ system/files/pdf/fatal_journeys_volume_3_part_1.pdf.
Infographic